Contaminación atmosférica

Por: Evelyn Pallota, Bióloga, Ecóloga, Analista Ambiental.

Fuente: Ecoticias.com

Uno de los temas más relegados en ambiente lo constituye la prevención de contaminación atmosférica a pesar que todos respiramos y dependemos de esa función vital cargada de oxígeno para vivir. En las ciudades, generalmente los elementos contaminantes más usuales lo constituyen las fuentes móviles representadas por el transporte automotor y sobre todo por aquellas unidades que se encuentran en condiciones precarias de mantenimiento, también suman su parte las quemas de basura. 

En ocasiones frecuentes se pueden observar autobuses, camiones o vehículos que tras arrancar dejan una nube densa de humo que no solo puede contaminarnos las vías respiratorias sino que también nos ensucia. El Sr. Mata, conductor de una unidad de transporte público, nos dice, “aquí en Guatire yo tengo que estar permanentemente lavándome la cara, me paso el pañuelo para secarme el sudor y el pañuelo se pone neeeeeegro del hollín. Mi mujer me regaña como a muchacho chiquito y me dice, ¿que haces tu con ese pañuelo que siempre lo traes negrito de sucio, ¿te limpias los zapatos con él?. Continúa Mata y me pregunta, “Yo quisiera que usted me explicara cómo podría yo lavarme mis pulmones porque si así tengo la cara, pobre de mis pulmoncitos. Si así es en mi pueblo ¿cómo será esto en Caracas?”.

Atraso legal

Cuando el Sr. Mata nos narra su experiencia diaria, nos deja al descubierto la presencia de fallas en el seguimiento y control de los contaminantes suspendidos en la atmósfera, pero eso va más allá: el sistema de prevención y regulaciones no está funcionando, esto ocurre así en todos los centros urbanos de nuestro país.

No siempre la existencia de un instrumento o normativa legal asegura su cumplimiento, pero es necesario contar con ello para ponernos todos de acuerdo alrededor de una norma y así poder funcionar como pueblo civilizado.

La norma existente en este país, tu país, mi país, Venezuela, que establece las bases para prevenir y mejorar la calidad de aire data del año 1995, año en el que el Presidente de la República, Rafael Caldera, firmara el Decreto 638, estableciéndose en su texto los límites permitidos de distintos contaminantes para mantener la calidad del aire que respiramos, cuáles fuentes de contaminación se deben controlar, sus límites de emisiones, cómo se debe hacer su seguimiento y control y cómo se deben adecuar las fuentes contaminantes.

Como podemos deducir, este decreto norma data de hace 16 años, en ese tiempo es mucho lo que cambió y más aún cuando hablamos de contaminantes atmosféricos que cambian en su cantidad y naturaleza cuando inclusive expuestos a las distintas condiciones climáticas a lo largo del año sus formas químicas y composiciones varían.

Este instrumento legal hay que actualizarlo y a partir de él todas las ordenanzas en caso de haberlas en cada municipio, elaborarlas si no las hay, ya que ni las condiciones ambientales, ni las sociales o económico financieras son las mismas, y de lo que se trata es de tener un instrumento legal vigente que nos ayude a mantener la salud de los venezolanos y un ambiente sano, derechos fundamentales a los que todos debemos tener acceso.

Ausencia de mediciones 

Si bien es necesario actualizar los instrumentos legales, también nuestro Ministerio del Ambiente debería realizar mediciones continuas en distintas áreas de las distintas regiones del país y hacerlas públicas, de manera de tener acceso tranparente y amplio a ellas y así poder diseñar y actualizar permanentemente las políticas públicas tendientes a mejorar la calidad del aire y con ello la salud y los recursos de todos.

De igual forma las mediciones puntuales a las distinta fuentes contaminantes bien sean fijas o móviles deben ser continuas y no solo remitirse a los escasos operativos espasmódicos que se suceden y que terminan convirtiéndose en peajes de corrupción más que prestar beneficio alguno al ambiente o a la población.

Impacto sobre la población

A la presencia de fuentes contaminantes y ausencia de instrumentos legales actualizados se unen la deforestación y la contaminación por quema de la basura ambos factores incidentes en el aumento de la contaminación atmosférica. Las invasiones espontáneas o sencillamente los procesos de urbanización generan un factor de presión adicional sobre la calidad de aire ya que eliminan gran parte de la masa vegetal que no solo puede metabolizar parte de los contaminantes sino que puede servir como cortina de interferencia para el avance de ellos.

Ciertamente todos necesitamos donde vivir, y más aún tomando en cuenta el crecimiento poblacional exponencial que existe en el mundo, sabemos que paso a paso se van perdiendo espacios de vegetación, pero paralelamente sabemos que tenemos que acompañar esos procesos de urbanización con reforestaciones planificadas y dirigidas, igualmente debemos acompañarlos con técnicas de construcción sustentables que al final hagan viable vivir sobre el territorio que estamos ocupando.

Recientemente y para referirnos a Guatire, ciudad que acoge al Sr. Mata, el vertedero de basura del Rodeo permanentemente azota a los vecinos de La Rosa y zonas aledañas por las quemas espontáneas o no espontáneas que allí se suceden, al igual que en los muchos vertederos a cielo abierto que existen en el país, generando problemas respiratorios, de piel, oculares y hasta pérdidas económicas tanto a vecinos como a establecimientos comerciales. Los mismos habitantes solicitan a las alcaldías programas de reciclaje para evitar estos vertederos, y hablando de ley, la vigente las obliga a su aplicación y a la eliminación de los vertederos.

En materia ambiental no hay fronteras, la contaminación atmosférica al igual que otras termina moviéndose a kilómetros de distancia desde donde se origina afectándonos a todos, cambiemos esa realidad y contribuyamos en lo que está a nuestro alcance para erradicarla al igual que solicitar la actuación de cada autoridad elegida de acuerdo a su competencia. Solo cuidamos lo que queremos y solo queremos lo que conocemos, hoy conocimos un poco más sobre nuestra atmósfera y sus mayores contaminantes.

You may also like...

Deja un comentario