Arca de Noé vegetal

Fuente: Concienciaeco.com

Si algún día, el Tejo Milenario de Barondillo (Rascafría), que tiene entre 1.500 y 1.700 años de edad, muriera, los madrileños no se quedarían huérfanos de su belleza, de su singularidad.

En El Encín, una enorme finca de Alcalá de Henares, reconocidos investigadores han conseguido clonarlo a través trocitos de sus ramas. Esta particular Arca de Noé del mundo vegetal es la cara más visible del Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural, Agrario y Alimentario (IMIDRA), dependiente de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio.

Más de 50 investigadores trabajan para que los agricultores madrileños logren cultivar las mejores verduras, hortalizas y frutas y se certifique que los vinos y aceites de la región tengan las mejores cualidades, además de la clonacion de árboles emblemáticos (olmo, tejos, encinas, pinos…).

“Aquí tenemos copias exactas; que ante cualquier plaga, enfermedad o incendio, podamos tener una réplica; no sólo para restaurar esos arboles sino para repoblar bosques de Madrid genéticamente iguales“, explica Ricardo Riquelme, director gerente del IMIDRA, en los laboratorios donde se miman estos pequeños brotes en unas condiciones de temperatura muy específicas. Quién sabe si no están aquí los bosques por los que pasearemos en un futuro.

En el IMIDRA están siempre a disposición del ganadero y del agricultor para hacer que la producción de la Comunidad sea más competitiva si cabe. “Trabajamos mucho de cara a eventualidades; detectamos las necesidades y nos ponemos a ello”, explica Riquelme. Por ejemplo, si un agricultor tiene problemas de producción porque tiene un suelo contaminado, en El Encín se analizan los motivos y las soluciones.

You may also like...

Deja un comentario