Conoce tu fauna: Hoy, el Águila Arpía

Fuente: ecoportal.net, aguilaharpia.org

Foto: Urs Hauenstein

Foto: Urs Hauenstein

Nombre

Suele llamársela “taguató-ruvichá”, “urutaú guazú”, “gavilán real”, “ágila arpía” o “águila harpía”. Su nombre científico es “harpya” (Linneo, 1758). Pertenece a la clase de las aves, orden de los falconiformes y familia accipitridae.

Características

La Arpía es un águila, una de las más grandes de su familia. El macho alcanza hasta 96 centímetros de envergadura y 4,5 kilos de peso. La hembra mide hasta 107 centímetros y 7,5 kilos de peso. Es reconocible porque tiene sobre la cabeza y el cuello, los cuales son de color gris, aparece una cresta negra, bifurcada y muy prominente, que puede levantar a voluntad

Sus poderosas uñas pueden alcanzar los 7 centímetros de largo. Las alas son anchas y redondeadas, adaptadas para desplazarse en la selva, y son algo más cortas que las de sus congéneres y su cola es bastante larga. El dorso del cuerpo y las alas son de color negro, como también el pecho. La cola es negra con tres bandas grisáceas.

Debajo de las alas el plumaje es blanco; las plumas de vuelo son blancas manchadas de negro.

Suele armar un nido de ramas y palos entrecruzados, que ubica en los gajos superiores de los árboles altos (de 20 a 40 metros de altura). Allí la hembra deposita por to general dos huevos blancos. La incubación se cree que dura unos 56 días y el pichón sólo abandonaría el nido al alcanzar los cuatro meses de edad. Las harpías jóvenes, en los primeros meses, presentan una coloración totalmente clara en la cabeza y en la zona ventral, en tanto que el dorso muestra un gris claro opaco que poco a poco se oscurece.

Distribución

Se extiende desde el Sureste de México hasta el Sureste de Brasil. Vive en los bosques extensos no alterados, tanto en la Vertiente Atlántica como en la Pacífica, entre la Costa y los 2.000 metros de altura.

En Costa Rica se tiene un informe de esta ave en los últimos años en la Península de Osa. Se lá ha visto en las selvas tropicales y subtropicales, especialmente en sectores serranos o accidentados. Desde México hasta Venezuela, Colombia, Guayanas, Brasil, Ecuador, Perú, Bolivia y Paraguay.

Alimentación

Es un animal carnívoro, se alimenta de presas vivas, que incluyen monos, coatíes, perezas y otros mamíferos que viven en los árboles, así como aves, reptiles, insectos, comadrejas, corzuelas, agutíes y otros.

Peligros que enfrenta

Es muy problable que sólo existan unos pocos animales, amenazados cada día en mayor escala por el uso indiscriminado de pesticidas y por la deforestación. El hábitat de la Arpía está siendo fragmentado y reducido día a día. Además, continuamente se capturan ejemplares destinados a zoológicos, museos o colecciones particulares. Todo ello reduce la cantidad de ejemplares.

Programa de conservación del águila arpía

arpia2Concientes de la disminución de la población en el rapaz de mayor tamaño de América, un grupo de investigadores y ambientalistas, liderados por Pilar Alexander Blanco Márquez y Eduardo Álvarez Cordero –coordinador panamericano de Earthmatters crearon en 1992 el “Proyecto de Conservación del Águila Arpía en Venezuela”, desarrollando sus actividades, en la Reserva Forestal de Imataca –estado Bolívar, localidad donde se ubica la especie en estado silvestre.

Este proyecto busca “la preservación del águila Arpía, como especie de la fauna silvestre en su ambiente natural y el lograr la protección de corredores de hábitat selvático que conecten a las reservas amenazadas de aislamiento. En algunos casos ya se estima que será necesario aplicar un protocolo de manejo conservacionista, cuidadosamente formulado para incluir técnicas de propagación en cautiverio y de reintroducción para estas águilas. Pero, la mayor importancia de nuestro proyecto radica principalmente en la protección de los nidos localizados y asegurar la cooperación de las personas e instituciones más allegadas a esta situación”, explica el doctor Blanco Márquez.

En este sentido, reseñó que la labor desarrollada se basa en la localización de las parejas del águila para estudiar su anidación en Venezuela y proteger sus nidos para así evitar la extinción de ésta especie catalogada por el CITES en el Apéndice No. 1, como muy amenazada.

“Como parte de este proyecto, desde el año 1992 se capturan águilas en los nidos activos, las cuales se identifican con anillos, se toman datos biológicos y morfométricos, y se les colocan transmisores de telemetría convencional y satelital. Con los datos obtenidos del equipo de telemetría se actualiza un Sistema de Información Geográfica (SIG) para producir mapas actualizados para biólogos de campo y administradores forestales. También con la utilización del Sistema de Posicionamiento Global (GPS) se han podido crear y establecer mapas con la localización de nidos de Arpías (…) Con la aplicación del SIG puede apoyarse a los que manejan los bosques y manejadores de fauna para crear áreas protegidas alrededor de los nidos. Si son implementadas a tiempo, estas mini-reservas pueden prevenir actividades del hombre que destruyan el territorio de anidación de las águilas”, señaló.

Indicó el investigador que han colocado a más de 20 águilas, transmisores que hacen posible la actualización periódicamente de los mapas de dispersión de éstas aves, logrando a su vez poder establecer territorios y hábitos de cacería específicos de estos rapaces, en aras de presentar los resultados al gobierno regional y nacional, para reorientar el desarrollo agrícola y urbano, así como cualquier otra actividad productiva que amenace los ecosistemas donde viven.

Asimismo acotó que en el transcurso del programa se ha logrado el rescate y la rehabilitación de algunos ejemplares enjaulados, hoy ya puestos en libertad.

You may also like...

Deja un comentario