Cajamarca reabre el frente antiminero en Perú

Fuente: EFEVerde.com

CAJAMARCA (PERÚ) 31/05/2012. Cientos de personas se manifiestan contra el proyecto minero Conga este jueves 31 de mayo de 2012, en Cajamarca, en la sierra norte de Perú, que amaneció sin tráfico terrestre ni actividades públicas y comerciales debido al paro indefinido convocado por distintas organizaciones. Varios grupos de manifestantes comenzaron a reunirse en la plaza principal para marchar en rechazo a ese proyecto de la minera Yanacocha, que proyecta el vaciado de cuatro lagunas para explotar el oro que está en el subsuelo. EFE/Francisco Vigo

Las protestas contra el proyecto minero Conga volvieron a paralizar la región norteña peruana de Cajamarca, en el reinicio de un paro indefinido que se sumó a las manifestaciones que se presentan en otras zonas mineras del país el pasado primero de Junio.

En la ciudad de Cajamarca, la capital regional, se informó de la paralización del transporte terrestre y las actividades públicas y comerciales, mientras que las carreteras que comunican con otras localidades fueron bloqueadas por los lugareños.

La paralización se llevó a cabo de manera pacífica hasta la tarde, cuando grupos de manifestantes se enfrentaron a la policía, que los dispersó con bombas lacrimógenas.

El presidente del Frente de Defensa Ambiental de Cajamarca, Wilfredo Saavedra, presidió un mitin en la Plaza de Armas de la ciudad y dijo que la primera jornada del paro tuvo un balance “positivo” para los organizadores.

“Conga no va”

Saavedra ratificó que los dirigentes regionales y gran parte de la población sostienen que “Conga no va”, a pesar de la luz verde que le ha dado el Gobierno al proyecto, de la empresa minera Yanacocha, la mayor productora de oro de Sudamérica.

“No solo tenemos las demostraciones de todo un pueblo, sino un esfuerzo técnico que justifica la inviabilidad del proyecto Conga”, declaró el dirigente a la emisora Radio Programas del Perú (RPP).

Humala dio luz verde al proyecto minero 

Foto/EFE/Francisco Vigo

El pasado 21 de abril, el presidente de Perú, Ollanta Humala, dio luz verde a Conga, pero puso nuevas condiciones a la empresa Yanacocha, la mayor productora de oro de Sudamérica, como cuadruplicar las reservas de agua, establecer un fondo social y crear 10.000 puestos de trabajo directos.

Humala anunció su decisión poco después de recibir el informe de un peritaje internacional que se hizo al Estudio de Impacto Ambiental (EIA) de Conga, que es rechazado por los cajamarquinos porque plantea desecar dos lagunas para explotar la mina y depositar los relaves (desechos mineros) en otras dos.

El gobernante enfatizó que Yanacocha, que tiene como socio mayoritario a la norteamericana Newmont, deberá atender la recomendación del peritaje de evitar que las lagunas Azul y Chica sean utilizadas como depósito de los desechos.

Newmont, que plantea invertir 4.800 millones de dólares en desarrollar el proyecto, señaló el pasado 15 de mayo que anunciará su decisión final sobre Conga a mediados de junio próximo.

Sin “licencia social”

Wilfredo Saavedra dijo hoy, sin embargo, que los únicos dos caminos para resolver el conflicto pasan porque Yanacocha se retire del proyecto, “porque no hay licencia social”, o que el Gobierno declare su inviabilidad.

El presidente Humala, criticó, por su parte, las “provocaciones” de los líderes que promueven la protesta en Cajamarca y los acusó de no querer “que haya ningún diálogo”.

Humala remarcó que él asume la responsabilidad de mantener el control y el orden en el país y le dio su apoyo al presidente del Consejo de Ministros, Oscar Valdés, cuya gestión ha sido criticada incluso por congresistas del oficialismo.

El gobernante dijo que las autoridades locales consideran que tienen “carta libre” para “encabezar la violencia” en sus zonas, como sostiene que está sucediendo en Cajamarca y en la provincia sureña de Espinar, que también ha protagonizado violentas manifestaciones antimineras contra las actividades de la minera suiza Xstrata.

Los choques entre manifestantes y policías dejaron dos civiles muertos y más de 80 heridos, así como decenas de detenidos, entre ellas el alcalde de Espinar, Oscar Mollohuanca, acusado de promover un paro indefinido contra la mina de cobre Tintaya, de la suiza Xstrata.

La situación llevó al Gobierno a declarar el estado de emergencia (excepción) en esa provincia y ha generado críticas incluso en la bancada parlamentaria del partido gobernante Gana Perú. EFEverde

You may also like...

Deja un comentario