Bonsái: mitos e ideas falsas

Fuente: Ecologiablog.com

Bonsais_mitosUn bonsái no es una especie de árbol enano. Esa debe ser la primera idea errónea que deben echar por tierra los expertos –aficionados o profesionales- en el arte de cultivar árboles en bandejas, moldeándolos a medida que crecen gracias a la implementación de técnicas de poda, alambrado y pinzado, entre otras. Mary Miller, de BonsaiMary, resume que se pueden crear a partir de casi cualquier especie de árbol o arbusto que pueda ser moldeada para que parezca un árbol pequeño.

Otro mito desmontado por Miller es que un árbol deja de crecer una vez que se convierte en un bonsái. La salud de las plantas para bonsáis requiere que crezcan nuevas hojas, flores, extienda sus ramas y desarrolle raíces. A medida que madura, un bonsái puede ralentizar su crecimiento y puede ser necesario un recorte, pero seguirá creciendo.

Y un mito muy curioso: los frutos de un bonsái serán también miniatura. Respuesta: para nada. Hay técnicas para reducir el tamaño de las hojas pero la fruta y las flores mantienen su tamaño normal. Para quienes juran haber visto naranjos con naranjas miniatura, Miller advierte que lo más probable es que hayan visto un Calamondin (Citrofortunella mitis), cuyos frutos parecen, pero no son, pequeñas naranjas.

Si estáis interesados en saber más sobre los bonsáis, os recomiendo el artículo sobre el tema en Wikipedia en inglés. Quien o quienes lo han editado se lo han currado admirablemente. Gracias a su detallada información he sabido que aunque la palabra bonsái es utilizada a menudo como un término general para todos los árboles miniatura en contenedores o macetas, existe una tradición exclusivamente japonesa que se remonta a más de mil años, y tiene su propia estética y terminología.

You may also like...