Italia, en busca de gobernabilidad.

Por: Daniel Merchán M

Imagen: lostiempos.com

Imagen: lostiempos.com

En Italia, donde votar se considera un derecho, pero también un deber (aunque no sancionable), se conceden dos días para permitir a los italianos acudir a las urnas, por ello los colegios electorales permanecieron abiertos el domingo 24 y el lunes 25 de febrero del año en curso 2012. Italia es una república con un presidente y un parlamento bicameral. La cámara de diputados, que es la cámara baja, cuenta con 630 miembros elegidos. El Senado -la cámara alta- tiene 315 miembros electos más cuatro senadores vitalicios (en la actualidad). El senado italiano es un caso raro entre los sistemas europeos, ya que la cámara alta tiene casi el mismo poder de la cámara baja. Cualquier ley, con excepción del presupuesto, se puede iniciar en cualquiera de las cámaras, y debe ser aprobada en la misma forma por ambas. Además, el gobierno debe contar con el consentimiento de las dos cámaras para gobernar.

Ahora revisando lo acontecido en la elección, el panorama es complejo, Los resultados definitivos de las elecciones legislativas que se han celebrado entre el domingo y el lunes en Italia confirman que la Cámara de Diputados quedará en manos de la coalición de centro-izquierda de Pierluigi Bersani y que ninguna formación ha conseguido hacerse con la mayoría absoluta en el Senado, lo que amenaza la gobernabilidad del país.

El extraño sistema electoral italiano ha propiciado que el Movimiento Cinco Estrellas de Beppe Grillo no ostente la mayoría absoluta, aunque ha sido el partido político más votado (8.688.545 sufragios, el equivalente al 25,55% y 108 diputados). A pesar de que el Partido Democrático de Bersani ha conseguido 46.000 votos menos que el Movimiento Cinco Estrellas, lo que equivale al 25,41%, al coaligarse con otras tres formaciones izquierdistas ha sumado 10.047.507 sufragios, lo que automáticamente le concede el regalo de los 340 diputados, 25 más de los necesarios para la mayoría absoluta.

En tercer lugar se sitúa la coalición derechista del ex primer ministro Silvio Berlusconi, que se ha adjudicado el 29,18% de las papeletas (9.923.100), el equivalente a 124 diputados. Por detrás, se encuentra el primer ministro saliente Mario Monti, cuya alianza de centro-derecha (que pretendía ser una alternativa a Berlusconi) ha conseguido un 10,56% de los votos (3.591.560), es decir, 37 diputados.

Los inesperados resultados de las elecciones legislativas en Italia amenazan la gobernabilidad de la tercera economía de Europa, Por ello, la llave del próximo gobierno está ahora en manos del cómico convertido en líder anti sistema Beppe Grillo, fustigador de la clase política, que supo canalizar con su Movimiento de las 5

Estrellas el desencanto y la indignación de los jóvenes y desempleados.

Una mayoría distinta en cada cámara es el peor escenario para Italia, acosada por la crisis económica y la recesión. La inestabilidad de la tercera economía de la zona euro preocupa además a los dirigentes del viejo continente porque podría volver a desatar una nueva crisis de la deuda. La participación en los comicios fue del 75,41% en la Cámara de Diputados y del 74% en el Senado, más baja que en 2008. El próximo 15 de marzo está previsto que se constituya el nuevo Parlamento y que un día después se elija a los presidentes de las Cámaras, tras lo que el 21 de marzo pueden empezar las consultas con los partidos, por parte del jefe del Estado, Giorgio Napolitano, para formar el nuevo Gobierno.

Daniel Merchán M

Twitter: @Daniel_Merchan

You may also like...