Lunes de mitos

texto-mito2

Durante las próximas semanas tendremos cada Lunes 10 mitos o leyendas urbanas en las que todavía creemos como si fueran algo cierto. 

Aunque la ciencia ha demostrado que muchos de los mitos que corren de boca en boca, o por internet, no tienen para nada una base empírica, nosotros todavía nos empeñamos en creer que por ejemplo tan solo utilizamos el 10% de nuestro cerebro o que podemos hipnotizar a una serpiente con una flauta.

21. Los perros sudan a través de la saliva. Los perros regulan la temperatura con la respiración y cuando jadean con la boca abierta pero lo cierto es que la mayor parte de sus glándulas sudoríparas están en las plantas de sus patas.

22. Los toros no distinguen el color rojo. El toro no embiste el rojo porque sea este color el que le atraiga. Los capotes suelen ser de este color pero el animal en realidad, embiste a lo que ve en movimiento.

23. Los patos no hacen eco. Falso, los graznidos de un pato tiene eco, aunque el espectro de este sonido es difícil de percibir por el oído humano.

24. Los murciélagos son ciegos. Otro mito que es falso, ven como nosotros y de hecho, se orientan gracias a sus ojos, al sónar de ultrasonidos, que les ayuda a cazar insectos en la oscuridad, y a una brújula interna.

25. Las moscas viven 24 horas. Encierra a una mosca en tu cuarto y verás como no desaparece en un día. De hecho viven entre 15 y 25 dias.

26. Un año de perro son siete años de humano. Cierto que la esperanza de vida de cualquier perro es inferior a la de un humano, pero esta famosa equivalencia no es exacta. Los perros crecen mucho más rápido durante los dos primeros años y, de hecho, alcanzan la madurez sexual en el primero, algo que en humanos equivaldría a los 15 años. Además, la edad de los perros vría dependiendo de su raza, se ha dado el caso de perros que han alcanzado los 30 años, lo que según el mito, equivaldría a 210 años humanos.

27. Nos tragamos ocho arañas al año mientras dormimos. Es un mito que ha pasado de generación en generación pero que no tiene base científica alguna. ¿Quién ha sido el encargado de corroborar experimentos tan disparatado y sin base ninguna base científica? ¿Cómo lo han hecho? ¿Han observado a grupos de pacientes dormir solo para comprobar cuántas arañas se comen? No tiene sentido.

28. Los delfines son los animales más inteligentes después de los humanos. Se dice que comprenden signos, como los primates y los loros, y emiten con su propio sonido un idioma que solo ellos reconocen pero lo cierto es que recuerdan menos que muchos perros.

29. El agua del fregadero gira en sentido contrario en el hemisferio sur. Se conoce como  efecto Coriolis y afecta a depresiones atmosféricas y huracanes, pero es muy débil y sólo produce consecuencias significativas a largo plazo. Por tanto, no llega a afectar al desagüe.

30. Escuchar a Mozart nos hace más inteligentes. De pequeños nos han dicho que la música clásica y en especial la de Mozart nos hace más inteligents. Todo se debe a que hubo un famoso experimento de 1993 que dio con un efecto Mozart en bebés menores de tres años y que parecían ser más inteligentes y receptivos. El experimento se ha repetido en diversas ocasiones, incluido en mujeres embarazadas, sin que para nada haya tenido el mismo resultado.

Fuente: Elblogverde.com

Lee Aquí los mitos de la semana pasada

You may also like...