Lunes de mitos

texto-mito2

Durante las próximas semanas tendremos cada Lunes 10 mitos o leyendas urbanas en las que todavía creemos como si fueran algo cierto. 

Aunque la ciencia ha demostrado que muchos de los mitos que corren de boca en boca, o por internet, no tienen para nada una base empírica, nosotros todavía nos empeñamos en creer que por ejemplo tan solo utilizamos el 10% de nuestro cerebro o que podemos hipnotizar a una serpiente con una flauta.

41. Einstein suspendió matemáticas. Se dice esto a los niños que no ven que sus esfuerzos en la escuela obtengan resultado pero lo cierto es que Einstein fue un buen estudiante y de hecho comenzó cálculo matemático tres años antes que sus compañeros.

42. No hay Nobel de matemáticas porque la mujer de Alfred Nobel le fue infiel con el matemático Gosta Mittag-Leffler El motivo real sería que el rey de Suecia ya financiaba un premio que concedía la revista Acta Mathematica y Nobel quizás no quiso competir con un soberano.

43. Hubo tres Reyes Magos. Un gran mito extendido por todo el mundo, pero si te paras a pensar, o a leer, en los evangelios sólo hablan de magos, sin indicar cuántos eran, cómo se llamaban y si eran reyes. Aunque sí había tres regalos, las tradiciones hablan de dos y a veces de doce reyes magos, con nombres como Hormidz Jazdegard, Hor, Basander, Karundas… En el siglo V, el papa León I fue quien dictamninó que el número de reyes eran tres y el siglo siguiente se les asignaron sus nombres. Además, Baltasar no fue negro hasta finales del gótico, cuando se decidió que serían un blanco, un árabe y un africano, “para sugerir la universalidad de la redención”. En la actualidad todo el mundo conoce y nadie discute (debido al calado de la tradición) que los tres Reyes Magos son Melchor, Gaspar y Baltasar pero, ¿quién sabe cuántos eran en realidad?

44. La doncella de hierro es un instrumento de tortura de la Edad Media. Se trata de un sarcófago con clavos en su interior pero que es una invención del arqueólogo Johann Siebenkees, que la fabuló en 1793 basándose en cuentos tradicionales. Sea de la época que sea, no cabe duda que se trata de un instrumento de tortura espeluznante que demuestra que el mundo siempre ha estado poblado de mentes brillantes para ejercer el mal.

45. Hay un lado oscuro de la Luna. Tal y como dice el famoso disco de Pink Floyd “Dark Side of the Moon”. El mito nace porque desde la Tierra sólo vemos el 59% del satélite, por lo que se supone que el resto de la luna no recibiría luz solar. Sin embargo esto es totalmente falso porque el otro 41% también recibe luz del sol, aunque eso sí, en menor medida.

46. Si saliéramos al espacio sin traje, explotaríamos. Lo hemos visto en las películas pero no es cierto. De hecho es más aburrido. Sin oxigeno te quedarías inconsciente en unos segundos y tras un par de minutos morirías por no poder respirar, por la radiación o, probablemente, por un infarto. También se dice que la sangre en el espacio herviría y comenzaría a salir por cavidades corporales, poros incluidos, falso también.

47. La NASA se gastó millones de dólares en desarrollar bolígrafos que funcionaran sin gravedad mientras que los rusos utilizaron un lápiz. Ni americanos ni rusos podían utilizar lápices en el espacio dado que la punta se rompían, pero sí utilizaban bolis que desarrolló una empresa privada por su cuenta, la Fisher Pen Co., y la NASA los compró, después de probarlos, a un precio razonable.

48. El Sol es amarillo. Lo vemos amarillo por la atmósfera, pero en realidad es blanco.

49. El sol es una bola de fuego. La reacción es nuclear, no química: el sol brilla, pero no está en llamas. Además, su temperatura aumenta a medida que nos acercamos a su núcleo.

50. Puedes ver la Gran Muralla China desde el espacio. La gran muralla china no es tan grande como parece, de hecho solo tiene unos metros de ancho, tanto como una carretera o un aeropuerto, por lo que difícilmente una construcción tan estrecha puede ser visualizada desde el espacio. Además, es de un color similar al del suelo que la rodea lo que dificulta aún más su visión. Otras construcciones, como el Parlamento de Rumanía o la mina de cobre de Kennecot, sí que se pueden ver desde el espacio. Lo de que la Gran Muralla China se puede ver desde el espacio es un mito que simplemente ahonda en su enorme tamaño (si hablamos de longitud).

Fuente: Elblogverde.com

Lee Aquí los mitos de la semana pasada

You may also like...