Presos políticos

presos-politicos

En una nota de prensa de la Gobernación del Estado Aragua publicada el pasado martes 12 de abril , el mandatario regional Tareck El Aissami, durante una inspección en el Zoológico Las Delicias de Maracay, dio la penosa noticia de que el estado ha suscrito convenios con Cuba y otros paÌses para el intercambio de especies de fauna, sobre todo felinos, y remata con el anuncio de una negociación en curso por dos nuevos elefantes.

¿Por qué? Que alguien me explique por qué seguimos empeñados en encarcelar a cadena perpetua a seres inocentes. Animales carnívoros que no podrán cazar, animales gregarios que nunca verán a su familia, aves que no podrán volar y anfibios que apenas podrán nadar.

Sí, lo sé la pregunta es retórica. Seguimos haciendo eso porque todavía los políticos ven a la fauna como peluches, objetos sin vida que están al servicio de alguien o peor aún de algo. Es fácil encarcelar sin juicio a un inocente que es mudo y analfabeta, que además no tiene abogado, ni familia, ni medios de comunicación. Es fácil intercambiar reos con otros recintos carcelarios como si fueran barajitas del alb˙m del mundial de fútbol.

Señor gobernador, el área total del zoológico es extremadamente pequeña para un sólo elefante y usted quiere traer dos. ¿Acaso el personal del parque Las Delicias ya olvidó el sufrimiento de la difunta Lucky? Pues a mi no. Recuerdo a la elefanta estática en un recuadro donde apenas podÌa moverse, nada parecido a hábitat natural. Recuerdo también el balanceo psicótico de su trompa día y noche, recuerdo que su única familia era el burro Platero, su compañero en prisión. Señor gobernador, un elefante es un animal de manada, viven en grupos familiares numerosos y se desplazan al menos 70 Km.

También recuerdo al pobre Pancho, el chimpancé que bailaba por un poco de agua, y a Pepe la nutria que nunca pudo nadar los 15 km diarios que recorre su especie en condiciones naturales.

Por otro lado, usted piensa traer felinos a encerrarlos entre barrotes para que la gente vea su musculatura mientras la tenga, porque al no poder correr, su cuerpo con el tiempo dejará de ser atractivo y los niños verán a un patético saco de huesos y carne echado en el suelo, inerte y casi inexistente.

Señor El Aissami, usted en lugar de promover la comprensión y respeto por los animales les dirá inconscientemente a los visitantes que está bien encarcelar a inocentes siempre y cuando se tenga el poder para hacerlo.

No sé si usted, señor Tarek tendrá unos minutos para escuchar estas palabras o si alguno de sus allegados se las hará saber, pero igual tengo que decirlas; Gobernador, usted está miccionando fuera de los bordes del recipiente y puede mojarse los zapatos, al menos con nosotros los defensores de la fauna.

Esto fue una mirada desde la boca del Lobo Cobarde.

PD: Conozca más sobre animales en zoo en este enlace: animanaturalis.org

 

You may also like...