Mujeres al borde

09-Mujeres-Al-Borde

En la última década se ha hablado mucho de la inteligencia emocional y lo importante que es para los individuos procesarla para solucionar los problemas de estrés ya que refiere a la capacidad para identificar y reconocer los sentimientos propios y ajenos, para comprenderlos y asÌ adaptarse a las circunstancias que les rodea.

También se ha dicho que el género femenino desarrolla más que el masculino la inteligencia emocional. Sin embargo, un informe de Trinidad Sánchez-NúÒez (Universidad de Castilla- La Mancha) , Pablo Fernández-Berrocal (Universidad de Málaga) publicado en Revista Electrónica de Investigación Psicoeducativa seÒala que la autopercepción de las mujeres en algunas competencias tiende a ser más baja que la de los hombres. Además comprueba que las mujeres tiene mejores resultados en atención emocional y empatÌa, mientras que los hombres tendrían mejores resultados en regulación emocional.

Y estos datos son algo que saltan a la vista en el gremio de protección animal. Es evidente que es mucho mayor la cantidad de mujeres que dedican gran parte de su vida a atender a la fauna desprotegida que los hombres.

La sociedad lo ha percibido hace mucho, y sobretodo los ciudadanos irresponsables. Los que por un lado les dejan animales en la puerta de la casa, los que les dan ¡ultimátum! diciéndoles que si no los albergan los matan, los que dejan cachorros en las colonias que protegen; y los que por otro, las califican de ¡locas! y se dedican constantemente a demandarlas y denunciarlas para que sean expulsadas de su ¡intachable! comunidad.

Y los problemas de estas mujeres no terminan allí ¿Te has preguntado por qué a pesar de su notable agotamiento no van al médico? Pues, por temor. Temor a que les digan que deben hospitalizarse por días, y asÌ dejar solos a los animales que cuida, porque sienten que nadie más podrá hacerlo como se debe. Temor a que en su ausencia, las personas malintencionadas los envenene o se los lleve. Temor a no estar con ellos, porque siempre hay uno que necesita una atención especial.

Pero además hay de quienes aprovechan su empatía con los animales para abusar de ellas. Muchas son víctimas de violencia doméstica, no sólo física. Ha habido incontables casos de parejas que las amenazan con hacerle daño a sus animales si los denuncian o intentan separarse.

Todos estos casos no son exclusivos de Venezuela, ni de América Latina. Es una constante mundial. Lo único que hace diferencia es cómo es tratado por las autoridades, por las instituciones de derechos humanos, por el Estado y por la sociedad en general.

Ya es tiempo de comenzar a ver un poco más allá de simples números de animales abandonados y relacionarlos con salud pública y adentremos en las personas alrededor, en sus sentimientos y en cómo ayudarlas.

Esto fue una mirada desde la boca de El Lobo Cobarde

PD: Conoce más sobre el maltrato animal como antesala de la violencia social www.animanaturalis.org/1332

You may also like...