Helado Frito

13-Helado-Frito

¿Alguna vez has probado el helado frito? ¿No? Aunque parezca una utopía, existe desde el siglo XIX y consiste en freír una bola de helado rebosado con cereales molidos, hojuelas de maíz y canela en polvo por pocos segundos en un sartén con un toque de aceite.

Pero aunque se llame helado frito no es un helado. Es un postre que se hace con helado, pero no es un helado, y no lo es simplemente porque está frito.

El lenguaje tiene esa magia de amalgamar palabras de elementos que no pueden mezclarse por su propia naturaleza. Lo usamos constantemente en poesía y lírica de canciones; Eterno final, Delicioso asco, Hermosa fealdad, Silencio ruidoso.

Y ahora la política apela a este recurso para describir y justificar acciones que de antemano saben que causarán rechazo justificado, como ha pasado con la frase de moda de esta semana, la Minería Ecológica. Y es que que la conjunción de estas dos palabras han sido el escudo a las críticas por el fatídico decreto del Arco Minero del Orinoco (AMO).

Pero, ¿Cómo puede algo que extrae minerales de la tierra usando químicos ser ecológico? ¿Cómo puede una actividad que produce desplazamientos de fauna silvestre ser ecológica? ¿Cómo es posible que la invasión de territorio indígena pueda llamarse ecología?

Tal vez el término Minería Ecológica lo estén empleando como refuerzo a lo que el Gobierno Nacional ha anunciado hasta el cansancio, que no se utilizará mercurio en la extracción de minerales. Y en efecto, la Gold Reserve, al igual que todas las empresas mineras canadienses no utilizan mercurio en sus operaciones. La tecnología que emplean para reemplazar completamente el uso de mercurio en cualquier clase de mineral de oro es la cianuración, Un método que no ha estado disponible para todos los mineros artesanales por su costo.

Pero lo que no han explicado los voceros del Estado, es que los métodos de cianuración deben usarse e introducirse con cuidado debido a los grandes riesgos que entrañan para la salud humana y el ambiente. Y el riesgo aún es mayor cuando en la misma zona minera se utiliza Mercurio y Cianuro. Y esto podría ocurrir al permitir simultáneamente la minería de cianuro y la pequeña minería que aún usa mercurio, y en dado caso que lo prescinda no podrá retirar todo el mineral vertido durante tantos años. Existe una gran cantidad de sedimentos cargados de mercurio que ya son arrastrados aguas abajo de los ríos y estaría latente el peligro conexo de la nueva cianuración  que provocaría la metilación del mercurio.

Ahora bien, el cianuro no es la única alternativa a la explotación minera. La tiourea es un compuesto químico orgánico producido a partir de tiocianato de amonio, una tecnología bien conocida en Bolivia, y poco aplicada por sus costos. La tiourea es mucho menos tóxica que el cianuro y el mercurio, pero no deja de ser tóxica. Simplemente, sus efectos a los mineros y al ambiente no se van a notar en el corto o mediano plazo. Así que no es de extrañar, que muy pronto estemos oyendo de su posible uso en los años venideros.

En conclusión la Minería Ecológica es un helado frito y si no hacemos nada al respecto nos quedaremos en el silencio ruidoso que nos da ese delicioso asco que nos llevará al eterno final.

Esto fue una mirada desde la boca de El Lobo Cobarde.

You may also like...