2 estudiantes desarrollan una bacteria que podría acabar con el plástico que destruye nuestros mares

2estudiantesdesarrollanunabacteriaMiranda Wang y Jeanny Yao, invirtieron su tiempo en la universidad en algo increíble: Desarrollar una bacteria que pueda comerse nuestros desechos plásticos y convertirlos en agua en tan solo 24 horas.

Con tan solo 22 y 21 años, estas dos jóvenes prodigio de Canadá ya han patentado dos veces la idea, fundaron una compañía y juntaron alrededor de 400.000 dólares.

2estudiantesdesarrollanunabacteria2

Solución real
Recientemente, recibieron una oleada de premios. Ganaron el premio Perlman Grand Prize en el Wharton Business plan 2016 que constó en una suma de dinero de 30 mil dólares. Ademas se llevaron otros 4 premios más, el Wharton Social Impact Prize, el Gloeckner Undergraduate Award, el Michelson People’s Choice Award y el premio Comitte por el “Factor Wow” más importante (“Wow Factor”, en inglés). Se trata de las dos primeras estudiantes no graduadas en ganar el premio Perlman y las primeras estudiantes en ganar todos los cinco premios, según la Universidad de Pennsylvania.

La razón de toda la conmoción entre la comunidad científica es obvia: La polución de plástico en los océanos es un problema masivo, y Wang y Yao tienen los principios de una solución viable de largo plazo en sus manos. Las científicas tiene un prototipo de bacteria que descompone el polietileno en CO2 y agua. Visualizan que su tecnología podría ser utilizada de dos maneras: primero para vertederos y limpiezas de playas y, segundo, para crear un producto secundario que pueda ser utilizado en la fabricación de textiles.

“Va a ser casi imposible que la gente deje de utilizar plástico”, expreso Wang. “Por eso, se necesita de la tecnología para romper con eso. Todo en la naturaleza debería ser biodegradable”.

2estudiantesdesarrollanunabacteria3.jpeg copy

Futuro esperanzador
El proceso consiste poner el plástico en un disolvente que contiene dicha bacteria creada por las científicas. Este proceso “rompe” el plástico en productos químicos básicos mas manejables. Wang planea enviar estaciones móviles de limpieza -un camión o un barco flotante- con un biodigestor de 150.000 litros a bordo. Los trabajadores podrían entonces cargar los tanques con el plástico y esperar a que los residuos se degraden. El objetivo es reducir el proceso a tan sólo 24 horas.

La compañía de estas chicas se llama BioCollection. Las pruebas de campo empezaron el año pasado en China con la idea de conseguir un proceso comercialmente viable dentro de dos años. Wang espera eliminar unos nueve gramos de plástico por litro de bacterias. Ella estima que cada contenedor de 150.000 litros de bacterias costará alrededor de $20.000.

Entre terminar sus estudios en Wharton y montar la empresa, Wang no duerme mucho. Pero BioCellection parece una buena causa para estar perdiendo el sueño: Realmente necesitamos más iniciativas para acabar con todo el plástico que está contaminando y acabando con el planeta.

Fuente: lr21.com.uy, Agencias |Via: masverdedigital.com

You may also like...