Amazonas está ardiendo por el apetito del mundo a la carne barata

P24-63593

Fuente: Animanaturalis.org

La gran mayoría de los incendios en el Amazonas han sido provocados por madereros y ganaderos con tal de despejar tierras. La práctica está en aumento, alentada por Jair Bolsonaro, el actual presidente de Brasil, que está respaldado por el llamado “comité de carne” del país.

Para aquellos que se preguntan cómo podrían ayudar a salvar la selva tropical, conocida producir alrededor del 20% del oxígeno del planeta, la respuesta es muy sencilla: comer menos carne.

El viernes pasado, el ministro de finanzas de Finlandia pidió a la Unión Europea que “revise urgentemente la posibilidad de prohibir las importaciones de carne de res brasileña”, responsable de los incendios de la Amazonía. Brasil es el mayor exportador mundial de carne de res, con cerca del 20% del total de las exportaciones mundiales, según el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), una cifra que podría aumentar en los próximos años.

El año pasado, el país envió 1,64 millones de toneladas de carne de res, el volumen más alto en la historia, generando $6,57 mil millones de dólares en ingresos, según la Asociación Brasileña de Exportadores de Carne (Abiec), una asociación de más de 30 empresas brasileñas de envasado de carne.

El crecimiento de la industria de carne de res de Brasil ha sido impulsado en parte por la fuerte demanda de Asia, principalmente China y Hong Kong. Solo estos dos mercados representaron casi el 44% de todas las exportaciones de carne de res de Brasil en 2018, según el USDA .

Y un acuerdo comercial alcanzado en junio entre el bloque de países del Mercosur de América del Sur y la Unión Europea podría abrir aún más mercados para la industria de envasado de carne de Brasil. Hablando después del acuerdo anunciado, el jefe de Abiec, Antônio Camardelli, dijo que el pacto podría ayudar a Brasil a obtener acceso a nuevos mercados potenciales, como Indonesia y Tailandia, al tiempo que aumenta las ventas con socios existentes, como la UE. “Un acuerdo de esta magnitud es como una tarjeta de invitación para hablar con otros países y bloques comerciales”, dijo Camardelli.

Sin embargo, también el viernes, Irlanda dijo que estaba listo para bloquear el acuerdo a menos que Brasil tomara medidas en el Amazonas. En una declaración, el primer ministro irlandés, Leo Varadkar, describió el intento de Bolsonaro de “Orewelliano” de culpar a los grupos ecologistas de los incendios. Varadkar dijo que Irlanda monitoreará las acciones ambientales de Brasil para determinar si se bloquea el acuerdo del Mercosur, que está a dos años de distancia.

Agregó que no se puede decir a los agricultores irlandeses y europeos que usen menos pesticidas y respeten la biodiversidad cuando se realizan acuerdos comerciales con países que no están sujetos a “normas ambientales, laborales y de productos decentes”.

Con acuerdo o sin acuerdo, se proyecta que la industria de carne de res de Brasil continúe expandiéndose, impulsada por los recursos naturales, la disponibilidad de pastizales y la demanda global, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) . Y con ese crecimiento, vienen altos costos ambientales.

El Centro de Investigación Espacial de Brasil (INPE) dijo esta semana que la cantidad de incendios en Brasil es 80% mayor que el año pasado. Más de la mitad se encuentra en la región amazónica, lo que representa un desastre para el medio ambiente y ecología locales.

Alberto Setzer, científico senior del INPE, declaró que la quema puede variar desde una práctica agrícola a pequeña escala, hasta una nueva deforestación para proyectos de agronegocios mecanizados y modernos. Los agricultores esperan hasta la estación seca para comenzar a quemar y limpiar áreas para que su ganado pueda pastar, pero la destrucción de este año ha sido descrita como sin precedentes. Los defensores del medio ambiente culpan a Bolsonaro de este aumento, que dicen que ha alentado a los ganaderos, agricultores y madereros a explotar y quemar la selva como nunca antes con una sensación de impunidad.

Y si salvar la selva amazónica no es suficiente para convencer a los carnívoros de que dejen de comer carne, las emisiones de gases de efecto invernadero que genera el ganado pueden serlo. La carne de res es responsable del 41% de las emisiones de gases de efecto invernadero del ganado, y ese ganado representa el 14.5% de las emisiones globales totales. Y el metano, el gas de efecto invernadero que el ganado produce en ambos extremos, es 25 veces más potente que el dióxido de carbono.

Un informe alarmante publicado el año pasado por el informe del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU, dijo que cambiar nuestras dietas podría contribuir con el 20% del esfuerzo necesario para evitar que las temperaturas globales aumenten 2°C por encima de los niveles preindustriales. A saber, comer menos carne.

Aún así, el consumo mundial de carne de vacuno aumentará en la próxima década según las proyecciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). Un informe conjunto predijo que la producción mundial aumentaría un 16% entre 2017 y 2027 para satisfacer la demanda, y la mayor parte de esa expansión se realizará en países en desarrollo, como Brasil.

You may also like...