Mareas negras

Fuente: elblogverde.com

Las mareas negras representan una preocupación que va aumentando en los últimos años. La contaminación marina causada por mareas negras cada vez es mayor.

En las últimas décadas, cada vez es más la gente que protesta y lucha contra la incesante contaminación marina, ya sean ribereños, pescadores o turistas. Frente a un desastre ecológico como éste, el océano va transformándose y teniendo otro color. Los océanos están muchísimo más contaminados que hace unos cuarenta años atrás.

Pero el término “mareas negras” ya se encuentra en el rango de catástrofe medioambiental y lo más lamentable es que se va tornando en algo casi habitual. Ya casi es normal ver cómo se divide o se vuelca el petróleo y cómo sus secreciones pegajosas y contaminantes se dispersan por todos los mares del mundo. Tal como se puede ver en la mayoría de los océanos, la superficie está marcada por capas de hidrocarburos tóxicos. El mar sufre y muere lentamente, porque los negocios petroleros permiten que los países occidentales vivan gracias al petróleo que comercializan.

El hecho de que sirva para los coches, que sirva producir energía eléctrica, ropa, plásticos y medicamentos u otros derivados, hace que el petróleo sea un elemento que otorga prosperidad económica. Pero, finalmente es quemado y esparcido por la atmósfera, contribuyendo así al cambio climático que termina en el mar o en nuestras costas.

De hecho, desde el hundimiento del Erika en 1999 en las costas francesas, el mundo ha padecido más de 700 mareas negras. Sin ir más lejos, tenemos como ejemplo el último de los desastres ecológicos: el derrame de petróleo en el Golfo de México que provocó a su vez la marea negra en Luisiana.

Las mareas negras son, precisamente, la contaminación de los mares y océanos.

You may also like...

Deja un comentario