Los escarabajos reflejan la salud del ecosistema

Fuente: Instituto Venezolano de investigaciones cientificas – IVIC

Ningún otro insecto sobre la faz de la Tierra tiene la capacidad de manifestar los cambios ambientales como el coleóptero, mejor conocido como escarabajo: vive prácticamente en cualquier hábitat, la metodología de recolección es universal y es sensible a las alteraciones producidas por la actividad humana. De allí que los escarabajos peloteros -que se alimentan de excrementos y materia en descomposición- sean utilizados como indicadores de diversidad biológica.

“Los escarabajos representan muy bien a los ecosistemas. Si se tiene un conjunto de escarabajos de un sector específico y se analiza esa información, realmente se sabrá cómo se encuentra el bosque, si es diverso o no” afirmó el doctor Ángel Solís, investigador del Departamento de Entomología del Instituto Nacional de Biodiversidad (INBIO) de Costa Rica.

Durante dos semanas, Solís estuvo de visita en el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC) para realizar estudios de identificación de escarabajos peloteros recolectados en el marco del proyecto “Iniciativa para el mapeo de la biodiversidad neotropical (NeoMapas)”, desarrollado por la Unidad de Biodiversidad (BiodiVen) del Centro de Ecología del IVIC. NeoMapas agrupa información sobre la distribución y abundancia de diversos grupos de bioindicadores (escarabajos, mariposas y aves) que permiten comprender mejor la diversidad biológica de América del Sur, Centroamérica y El Caribe.

A medida que la variedad de especies animales y vegetales es elevada, mayores probabilidades tiene el entorno de adaptarse o mantenerse en condiciones óptimas. “Uno podría hacer un diagnóstico actual de la diversidad biológica utilizando a los escarabajos como referencia para medir el impacto de cualquier cambio a través de los años” aseguró.

Estos coprófagos, pertenecientes a la familia Scarabaeidae, son un componente clave en el ciclaje de nutrientes y la dispersión de semillas. Además, son fáciles de cuantificar debido a que sus especies son bastante conocidas por los expertos, y se capturan fácilmente con técnicas de campo sencillas como las trampas con atrayente o cebo, las cuales son enumeradas y rastreadas a través de sistemas de posicionamiento global (GPS).

A la espera

Según el especialista costarricense, la población de escarabajos es abundante en Venezuela en comparación con otros países, en particular por estar ubicado por encima de la Línea Ecuatorial (0°). “Mientras se está más cerca del Ecuador la diversidad de especies aumenta” dijo.

El Ecuador es la línea horizontal e imaginaria que divide al planeta en dos hemisferios: Norte y Sur. Nuestro país está ubicado dentro de la zona intertropical, es decir, entre la Línea Ecuatorial y el Trópico de Cáncer. Esto supone una diferencia horaria mínima entre ciudades, la existencia de sólo dos estaciones al año (invierno-lluvia y verano-sequía) y un clima cálido como consecuencia de la incidencia perpendicular de la radiación solar.

En la actualidad, Solís participa en el inventario nacional de la biodiversidad animal y vegetal de Costa Rica, pionera del turismo con un mínimo daño a la naturaleza (Ecoturismo). “Entre más conocimiento se tenga, más se conserva, aprecia y protege, a la vez que se mejora la calidad de vida de las personas. Tengo cuatro años viniendo al IVIC y siempre noto el aprecio por el conocimiento, y eso es muy enriquecedor” agregó.

NeoMapas es uno de los proyectos emblemáticos del “Programa de apoyo a la conservación de la biodiversidad en Venezuela”, implementado por el Ministerio del Poder Popular para Ciencia, Tecnología e Industrias Intermedias a través del IVIC, conjuntamente con la empresa Total Venezuela S.A., gracias a la Ley Orgánica de Ciencia, Tecnología e Innovación (Locti). Según el biólogo José Rafael Ferrer-Paris, uno de los coordinadores de NeoMapas, los resultados obtenidos con invertebrados y aves serán publicados próximamente.

You may also like...

Deja un comentario