Hungría: menos contaminación, más muertos

Fuente: BBC Mundo

El nivel de contaminación en el Río Danubio tras el derrame de lodo tóxico en Hungría descendió, aseguró este viernes un portavoz oficial.

Sin embargo, se teme que, a medida que el fango se seque, las potentes toxinas que contiene se dispersen en el aire.

El número de muertos a raíz del desastre ya asciende a cinco, luego de que uno los más de 100 afectados murió en el hospital. Tres personas siguen desaparecidas luego del colapso del reservorio de una fábrica de alúmina en el oeste del país. El lodo rojo es un subproducto del refinamiento de la bauxita en alúmina, el material básico para fabricar aluminio.

Se estima que cerca de un millón de metros cúbicos del lodo rojo, conteniendo una peligrosa mezcla de metales pesados, se derramaron arrasando varios poblados.

El lodo es altamente alcalino, por lo que quema en contacto con la piel y si se ingiere puede ser fatal.

Equipos de emergencia han estado vertiendo cientos de toneladas de yeso y ácido acético en los ríos para intentar neutralizar la alcalinidad del lodo.

El dato clave

Los nuevos datos muestran que los niveles de pH de 8 a 8,2 registrados en el Danubio pueden considerarse normales, dijo este viernes Tibor Dobson, vocero de los equipos especializados en desastres de Hungría. (Ver al pie de la nota, “Qué es el pH”)

Los niveles de pH el jueves, cuando el lodo llegó al Danubio, eran de 9.

“Estos datos nos dan esperanza y no hemos experimentado ningún daño en el Danubio hasta el momento”, dijo Dobson.

Hungría declaró el estado de emergencia en tres condados y pidió ayuda urgente a la Unión Europea para contener el desastre, que no reconoce fronteras. El río Danubio atraviesa diez países y se informó que Croacia, Serbia y Rumania están elaborando planes de emergencia.

Los incidentes de gran mortandad de peces han ocurrido hasta ahora en el río Marcal, que fue alcanzado primero por el lodo.

“Tragedia ecológica”

Se teme que al secarse el lodo, las toxinas se dispersen por el aire.

El lodo cubre unos 41 kilómetros cuadrados y tiene un alto contenido en metales pesados como plomo, incluyendo varias sustancias carcinógenas.

El primer ministro de Hungría, Víctor Orban, quien visitó el jueves el poblado de Kolontar, el peor afectado, calificó el derrame como una “tragedia ecológica sin precedentes”. Orban dijo que algunas áreas deberán ser completamente abandonadas.

La organización ecologista Greenpeace advirtió este viernes que hay niveles “sorprendentemente altos” de arsénico y mercurio en el fango. Herwit Schuster, vocero de Greenpeace, dijo a la agencia AP que la tierra ha sido “contaminada y destruida por un largo período”.

Ver Támbien: Vertido de aluminio en Hungría

You may also like...

Deja un comentario