Animales invaden los cuadros de grandes maestros para denunciar el maltrato

Fuente: animanaturalis.org

El artista plástico Francisco Munguía expone en el Museo Calderón Guardia de San José (Costa Rica) su particular versión de cuadros famosos, que buscan crear conciencia sobre la importancia proteger a los animales. ABC

Gatos tomando el lugar de “Las Meninas” de Velázquez, o focas como las víctimas de “Los fusilamientos del 3 de mayo” de Goya, son las escenas que llenarán hasta el 23 de octubre las salas del Museo Calderón Guardia de Costa Rica.

Con una exposición titulada “Animalística en parodias”, el pintor costarricense Francisco Munguía se propuso celebrar la Semana Mundial de los Animales con una llamada de atención sobre el maltrato animal.

El artista tomó algunas de las más grandes obras del arte universal y colocó, a modo de impostores protagonistas, a personajes animales en lugar de los hombres y mujeres inmortalizados por maestros como Dalí, Velázquez, Goya, El Greco, Puvis de Chavannes, Rembrant, Klimt, Caravaggio, Munch, Rubens y Monet.

Con una técnica de acrílico sobre tela y marcadas texturas, Munguía denuncia en 67 cuadros los comportamientos reprochables que el ser humano tiene hacia los animales y el medioambiente.

Aunque la parodia es el medio a través del cual el artista se expresa, logra transportar al visitante de la sonrisa a la reflexión a través de sus trazos fuertes, caricaturizados y de vivos colores.

En las obras de Munguía, una ballena clavada a un arpón y con múltiples heridas toma el lugar de San Sebastián, en el famoso cuadro de Mantegna, a la vez que un tiburón con las aletas cortadas reemplaza a “La gran odalisca” de Ingres.

Al otro lado de la sala, un mono suelta un desgarrador aullido silencioso a causa de la deforestación del bosque que era su hogar, en una mueca similar al de la famosa figura de Munch, “El Grito”.

Además, pingüinos, focas y osos polares se derriten bajo el sol por el calentamiento global en una triste parodia de “La Persistencia del Tiempo” de Dalí.

La encargada de relaciones públicas del museo, Lizeth López, explicó a Efe que Munguía siempre ha tenido una inclinación por la defensa de los derechos animales, pues junto a su esposa es un activista en esta causa.

Munguía tiene en su casa 23 perros rescatados, muchos de ellos con discapacidades producto de los maltratos a los que fueron sometidos. De hecho, sus mascotas son protagonistas de muchas de sus obras.

Aunque la mayoría de los cuadros están basados en obras clásicas sobresalen dos pinturas emblema de la cultura pop: cuatro perros que han sido atropellados y por lo tanto están vendados o con muletas, cruzan una famosa calle londinense como lo hicieran los Beatles en la inmortal fotografía de su álbum Abbey Road.

Mientras, las guapas bailarinas del Moulin Rouge ceden su espacio a gallos que piden detener las peleas de animales en un cartel de 1891.

Según explicó Patrick O´Marr, director regional de la WSPA que respalda la exposición, el trabajo de Munguía es muy destacado “Hemos tenido la oportunidad de trabajar en varias ocasiones con Francisco Munguía y nos sentimos muy complacidos de que este artista nacional siempre busque transmitir el mensaje del bienestar animal en su arte. Esto no sólo demuestra una sensibilidad profunda de su parte, sino que significa que muchas personas pueden también ser sensibilizados en este tema por medio de su obra” señaló.

Además de mostrar sus obras, quien asista a la exposición también podrá apoyar con su firma a la Declaración Universal sobre el Bienestar Animal que la WSPA está promoviendo en la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

You may also like...

Deja un comentario