Bicentenarios de un Destino en Común.

Por: Daniel Merchán M.

Imagen: 1.bp.blogspot.com

El año 2010 se ha transformado bajo el sentido histórico, en un símbolo aniversario de la emancipación hispanoamericana, y más que un evento protocolario; para algunos, puede considerarse una emocionante fecha para profundizar en nuestras raíces, precisamente países como Argentina escenifican su Bicentenario de independencia recordando el inicio de la revolución de Mayo un día 25 de ese mismo mes en 1810, Venezuela y su grito de independencia llevado un poco antes el 19 de Abril, Colombia lo haría instantes después el 20 de Julio, y un tiempo luego de ese mismo año por supuesto, México y Chile, los 16 y 18 de Septiembre respectivamente, dejando claro que en algunos de estos casos las fechas simplemente marcaban el inicio de la gesta independentista, y en otros su declaración definitiva.

Sin embargo alrededor de estas épocas, no solo 1810 seria el escenario que corono a los movimientos independentistas iberoamericanos, también años antes y después se darían muestras de la onda libertaria, en 1808 la propia España, protagonista en la gran mayoría de estas fechas insignes, organizaría su propia resistencia en las conocidas guerras Napoleónicas para deslastrarse del dominio Francés, 1809 abriría paso en este mismo camino para Bolivia y Ecuador, a su vez que 1811 les reconocería también un espacio a Paraguay y el Salvador, solo por mencionar algunas. Cabe destacar precisamente que todos estos Estados en conjunto, conformaron en una reunión llevada a cabo en Santiago de Chile en 2007, el llamado grupo Bicentenario, con la finalidad de poder coordinar todas las actividades relativas a los debates, publicaciones, celebraciones y eventos relativos a los 200 años de independencia que cumplirían cada una de estas Naciones, al punto de elaborar todo un cronograma logístico e informativo, que si les interesa revisar, encontraran en su pagina web oficial: www.grupobicentenario.org

Ante todos los actos conmemorados hasta el día de hoy por gobiernos y masas de ciudadanos unidos por el relanzamiento de su identidad nacional, producto de su valor histórico, su posición y ubicación ante el Mundo y por sobretodo su condición de auto determinar sus destinos libremente, aunque se encuentren intima y estrechamente entrelazados, por su responsabilidad integral como pueblo latino e iberoamericano, en la obtención de mejoras: económicas, políticas, sociales, culturales, naturales, etc. Deberán una vez pasados los umbrales de estos dos centenares de justa liberación, seguir perfeccionando sus derechos fundamentales no solo desde el punto de vista jurídico que se asienta en cada una de las constituciones de estos países, sino también desde el punto de vista practico, con el fin de no haber trazado en vano tantas batallas de historia patria en nombre de la independencia, a la que no basta con alcanzar, sino que hay que mantener y mejorar a lo interno y externo del Estado.

Ciertamente no se llega a un Bicentenario todos los días, por eso es mas que merecida su amplia relevancia y preponderancia en los actuales momentos, bien brillaron los cielos de las noches Colombianas bajo el destello de los juegos pirotécnicos, o se escucharon los fuertes pasos de las marchas y desfiles cívico militares en Argentina y Venezuela, Se finalizaría la cuenta regresiva de los relojes Mexicanos en el fabuloso Zócalo o en cualquier otro punto, y Surcarían vuelo los aviones Chilenos sobre la erigida Plaza de la Ciudadanía, entre muchas cosas más que rodearon los actos de celebración que ya se han hecho, y se continuaran haciendo en el futuro cercano. Claro esta que las conquistas han de seguir, especialmente sobre nosotros mismos y el desarrollo de nuestras sociedades, que aun deben dejar atrás muchos vicios de un pasado anacrónico y poco evolutivo, dando cara al crecimiento, la integración y el progreso en el cual el Mundo tiene puestas sus esperanzas y mayores anhelos. Obviamente estos pueblos no son los mismos del centenario, ni serán los mismos del tricentenario y demás años que están por venir, pero lo que sin duda alguna nunca dejaran de ser, es símbolo inextinguible de gallardía, valentía, audacia, hospitalidad, firmeza, optimismo y solidaridad que les ha caracterizado siempre. “Feliz Bicentenario hoy y eternamente, por todos y para todos!”

Daniel Merchán M

Twitter: @Daniel_Merchan

You may also like...

Deja un comentario