La Mariposa: agua que no has de beber

Fuente: Patrullyverde.net

La situación del embalse de La Mariposa que surte de agua supuestamente potable a 94% de los hogares de los Altos Mirandinos y 17% del Área Metropolitana de Caracas, está cada vez peor. La represa enfrenta un grave problema de contaminación a causa de todos los desperdicios que se arrojan en sus aguas.

El lago es ahora el sitio en donde se botan las aguas negras de todas las zonas de los alrededores sin ningún tipo de tratamiento, y además es el espacio escogido por babalaos o santeros para hacer sus rituales con animales podridos.

Para colmo las aguas también tienen asbesto, un mineral usado en distintos materiales como aislantes, protección de tuberías, fabricación de papel y puede encontrarse en linóleos, mastique, pinturas, vigas estructurales etc., pero que se sabe es altamente contaminante. Tanto que fue prohibido ¡hace 20 años! por estar vinculado con el cáncer de pulmón.

La población del Distrito Capital se está enfrentando sin saberlo a todos estos contaminantes, pero nos concentraremos en los dos más graves:

Bora Bora

En esta oportunidad no nos referimos a paradisiacas playas de la Polinesia Francesa. La Bora es la planta que crece sobre el embalse e impide que los rayos solares penetren en la superficie y oxigene el agua. Además, propicia la sequía. Aunque las lluvias han aumentado desde el año pasado el volumen del agua no ha aumentado como debería porque la Bora absorbe como esponja el líquido que cae a la superficie.

Brujería

Residentes de comunidades vecinas indican que la zona es muy concurrida por santeros que sacrifican animales de todo tipo (gatos, chivos, gallinas, perros…) y luego los lanzan a las aguas. Esto, además de generar putrefacción, contamina aún más el cauce. Sus rituales en plena vía ocasionan la proliferación de moscas y roedores, y acelera la contaminación de los suelos.

¿Qué consecuencias trea esto?

Enfermedades. La falta de mantenimiento y vigilancia de la represa no sólo causa un gran problema de sequía y contaminación sino las grandes consecuencias en los humanos: diarrea, conjuntivitis y enfermedades dermatológicas. Incluso, el agua procesada y hervida tiene grandes concentraciones de calcio y nitratos que son venenosos para cualquiera.

¿Qué podemos hacer?

Unirnos. Apoyar a los vecinos de La Mariposa, quienes realizan protestas y denuncias acerca del problema a las autoridades correspondientes. Pero ellos solos no son suficientes para lograr acciones al respecto. Es necesario apoyarlos. Y si llegas a ir un día de visita a la represa aprovecha de colaborar con la limpieza de la misma como muchos otros visitantes.

Recuerda, no sólo es el agua que bebemos, con la que nos “aseamos” sino que es parte de la naturaleza de nuestro país, y por tanto de nuestro planeta.

 

 

You may also like...

Deja un comentario