Blackberry Bold 9900. Primeras impresiones

Fuente: Xataka.com

Nuevo diseño, controles y pantalla táctil

Lo primero que llama la atención de la Bold 9900 es el cambio de diseño, bastante radical si consideramos que RIM es una marca bastante conservadora en este campo. La nueva Bold abandona los remates curvos en plástico negro de sus predecesoras para adoptar un chasis de acero inoxidable visible en todos los laterales del teléfono y que recuerda mucho al del iPhone 4.

Los botones, también en acero, mantienen la configuración habitual de la marca, con MicroUSB y Jack de 3.5 milímetros como únicas conexiones visibles. Las fotos no transmiten de manera muy fidedigna el cambio de diseño. La 9900 se siente muy diferente a modelos anteriores. RIM ha hecho un excelente trabajo con el cambio de diseño, que da al terminal un halo de mayor solidez y mejor integración de componentes.

La pantalla no sólo ha crecido en diagonal hasta las 2.8 pulgadas, sino que se ha vuelto táctil. Es la primera vez que RIM se atreve a dotar de pantalla para tocar a uno de sus dispositivos de formato clásico (No contamos aquí las dos Storm, que son completamente táctiles ni la Torch, que es slider) y el resultado es muy bueno. La pantalla, capacitiva, reacciona con fluidez y bastante precisión. Los controles más pequeños que se escapen a los dedos siempre pueden manejarse con el fiable trackpad óptico que, afortunadamente, no se ha eliminado.

La única pega a los controles está en el teclado. No es que sea malo. Sigue siendo tan cómodo como anteriores versiones pero, al aumentar el tamaño de pantalla, también ha aumentado la anchura del terminal (115 × 66 × 10.5 milímetros frente a, por ejemplo, 109 × 60 × 14 de la Bold 9780). Eso, unido a los bordes más rectos hace que sea un poco más difícil teclear con una sóla mano. La Bold 9900 es, preferiblemente, una Blackberry para usar con ambas manos.

Por lo demás, la pantalla de la Bold 9900 presume de una alta densidad de píxel (287dpi) que permite reducir mucho el tamaño de las tipografías e instalar cómodamente temas con más botones. RIM llama a su tecnología Liquid Graphics y no especifica si con eso se refiere a una LED a algo parecido a una Clearblack o a otra cosa. Aquí tan sólo podemos confirmar colores vivos y una estupenda calidad de visión en ángulo horizontal. En vertical los colores se desvirtúan con bastante rapidez.

Características internas

Aunque no es un doble núcleo, pasar del procesador a 624Mhz de la Bold 9780 al 1.2Ghz en la 9900 es un salto tremendo. Lo apoyan 768MB de memoria RAM, 8GB de memoria interna para almacenamiento y puerto para tarjetas MicroSD de hasta 32GB.

El sensor de la cámara mantiene los cinco megapíxeles de otros modelos y añade a la ecuación grabación de vídeo en HD 720p. Lo poco que hemos podido probar de la cámara confirma que mantiene la estupenda rapidez de obturación de modelos anteriores.

Podríamos jurar que también se aprecia más grano y mayores desviaciones cromáticas en esta nueva cámara, pero las condiciones de luz del evento eran, como siempre, malas y el sistema operativo aún tenía ciertas inestabilidades (el scroll de la pantalla táctil, por ejemplo, no funcionaba en algunas páginas) así que mejor reservamos el veredicto a un análisis más pormenorizado.

Las conexiones inalámbricas pasan por WiFi n dual-band a 2.4 y 5Ghz, bluetooth 2.1 con EDR, y HSDPA sin determinar su velocidad. La Blackberry Bold 9900 también integra NFC y A-GPS con brújula digital.

Uno de los aspectos más preocupantes es la batería. La Bold 9900 lleva una 1230mAh. Se trata de la misma batería que la Blackberry Torch, y una menos potente que la de la Bold 9780 (1500mAh). Teniendo en cuenta el previsible mayor consumo del procesador y la pantalla, quizá la 9900 no llegue a cumplir las expectativas de sus predecesoras en términos de autonomía, una parcela de la que Blackberry siempre había podido presumir.

You may also like...

Deja un comentario