Amy Winehouse: una estrella fugaz

Fuente: Cucharasonica.com

Se ha confirmado que Amy Winehouse ha muerto el 23 de Julio a la edad de 27 años. Según los reportes, la cantante falleció en Camden por causas aún no confirmadas. Aparentemente una ambulancia atendió una llamada de emergencia en el departamento de la intérprete pero no pudo hacer nada por ella.

Hace apenas unos días Amy había cancelado su gira europea después de un francamente vergonzoso y triste concierto en Belgrado, en el que salió totalmente pérdida en alcohol y drogas a cantar, dando un espectáculo tan triste que incluso sus fans comenzaron a abuchearla.

Recordemos que la Winehouse comenzó a los 14 años a escribir música y después trabajó como cantante en una banda de jazz. Una serie de demos llevaron a disqueras como Island o EMI a pelearse sus servicios, pues ya desde entonces su voz conquistaba a la primera escucha. Finalmente, su carrera discográfica inició en el 2003 con Frank, un álbum que incluso ganó una nominación al Mercury Prize y que le dio numerosos premios, entre ellos un Ivor Novello Award. Su mezcla de R&B, soul y pop, sumada a una voz simplemente poderosa y cautivante puso al público y la crítica de su lado, dándole los primeros lugares en ventas y popularidad en todo el mundo.

En su momento la Winehouse dijo que no había estado totalmente contenta con este disco, sin embargo, su carrera siguió adelante con su segunda producción Back to Black, del 2006, con la que la inglesa finalmente ganó fama a nivel mundial. Este disco puso además al productor Mark Ronson en boca de todos, pues fue en buena medida su trabajo juntos el que le dio a este álbum el sonido que conquistó a la mitad del planeta.

Desafortunadamente su talento ya estaba siendo eclipsado por lo que desde entonces se veía como un gran problema. Y es que uno de los temas más famosos de esta placa fue “Rehab”, una canción que hablaba de su negativa de ir a rehabilitación y que la que la puso en las bocinas de todo el mundo.

Y digo desafortunadamente porque fue precisamente su negativa a atender sus problemas de adicción la que la alejó de la música para ponerla en la portada de todos los tabloides, quienes se regocijaban mostrando fotos de la cada vez más deteriorada humanidad de la cantante.

Así, 2008 nos encontró con las noticias cada vez más frecuentes de sus problemas de salud y adicciones, aunque para ese entonces la cantante todavía podía ofrecer presentaciones medianamente decentes, acompañada de una banda tan buena que podía cubrir algunos de sus errores y la falta de control en su bebida.

Así seguimos con una lista cada vez más escasa de presentaciones y una cada vez más amplia de escándalos. Divorcios, retiros, rehabilitaciones, su padre pidiendo incluso que dejaran de comprar su música para obligarla a reflexionar. Fueron tres años en los que sus fans esperaron por el momento en el que la cantante pudiera recuperarse y finalmente meterse al estudio a grabar un nuevo álbum.

Sin embargo, aunque sus publicistas se empeñaban en decir que estaba bien, que estaba recuperándose, de vez en cuando aparecían noticias que decían totalmente lo contrario. A pesar de todo, este año habíamos tenido nuevas de algunas colaboraciones y conciertos que Amy había dado aquí y allá, lo que nos permitió creer que finalmente la cantante seguiría adelante. El último viso de luz lo tuvimos en marzo de este año, cuando se anunció que la cantante había grabado una canción para el disco de duetos del gran Tony Bennett. Sin embargo, llegó Belgrado y todo se fue al diablo.

Amy Winehouse dio así su último concierto. Después vino la famosa cancelación de su gira europea y una preocupación constante por sus problemas de salud. Personalmente, yo nunca compartí el alboroto por una mujer que cantaba glorificando su adicción, y francamente sus actuaciones en vivo me parecían sólo rescatables por su banda de acompañamiento.

Pero sí confieso, con toda honestidad, que su voz me parecía simplemente maravillosa. Esa capacidad interpretativa es difícil de lograr y Amy nació con un don que la hubiera podido llevar muy lejos. Por supuesto en estos momentos todos podemos especular sobre lo que se hubiera necesitado para devolverla al buen camino. Sin embargo, al final la verdad es que no importa mucho. Amy Winehouse ha muerto hoy a los 27 años de edad, uniéndose al tristemente célebre club de artistas que murieron a esta edad como Brian Jone,s Jimi Hendrix, Janis Joplin, Jim Morrison y Kurt Cobain.

Descanse en paz, Amy Winehouse.

You may also like...

Deja un comentario